marrakech-4500910_1920

Marruecos…un país por construir

Desde que asumí la presidencia de REDIT en 2016 he tenido la oportunidad de viajar a diferentes países del mundo para conocer sus sistemas de innovación. Normalmente, el objetivo es aprender de los mejores, para luego intentar aplicar algunas claves de éxito probadas en nuestro sistema de innovación para el beneficio del tejido empresarial de la Comunitat Valenciana.

Estas misiones también sirven para confirmar y poner en valor los rasgos diferenciales del modelo valenciano de centros tecnológicos. Un modelo pionero de colaboración público-privada, que cuenta con un amplio reconocimiento en el entorno internacional y despierta el interés de los principales agentes del ámbito de la innovación en las regiones de referencia. Sirva de ejemplo la reciente misión inversa recibida por parte de la principal agencia generadora de políticas de innovación de Corea del Sur, con el objetivo de conocer a fondo REDIT.

Otras veces, el fin que nos marcamos es explorar y abrir nuevas vías de colaboración con mercados emergentes. Este ha sido el fin de mi último viaje, que ha tenido lugar hace unos días y cuyo destino ha sido Marruecos. En esta ocasión, la iniciativa ha partido de la Generalitat Valenciana, que ha organizado una misión institucional formada por empresarios y responsables públicos de líneas estratégicas económicas de nuestra región.

Lo primero que sorprende de Marruecos, un país que he tenido la oportunidad de visitar desde hace muchos años, es su especial atmósfera. Desde que sales del aeropuerto te envuelve un ambiente que atrapa todos los sentidos, con sus coloridos zocos y gentes, las características llamadas a la oración y el olor a especias que lo impregna todo. Esta mezcla hace que te enamores del país a primera vista.

Pero, además de ser un destino turístico muy interesante, si miras con un enfoque más crítico, rápidamente te das cuenta de que es un país por construir. Faltan viviendas, servicios, infraestructuras, transporte y esto incluso cuando hablamos de grandes ciudades, lo que supone, sin ninguna duda, una gran oportunidad para nuestras empresas.

Igualmente uno se percata de que se trata de un país en pleno proceso de renovación, que despliega una intensa energía y actividad en torno a sus principales áreas de interés, y con una fuerte determinación por consolidarse como la principal región de referencia en África, puente entre continentes. Un país abierto a establecer colaboraciones sólidas y duraderas con otras regiones con las que mantenga una relación armoniosa, empática y complementaria, como es el caso de España, y más concretamente, de la Comunitat Valenciana.

Los institutos tecnológicos se percataron de esta realidad hace mucho tiempo. De hecho, cooperan desde hace décadas con empresas, universidades, centros tecnológicos y entidades de todo tipo de este país.  Prácticamente todos ellos han colaborado con diferentes organismos tanto públicos como privados, universidades y centros tecnológicos en diferentes proyectos de I+D+i, ensayos, desarrollo e implementación de sistemas de calidad, formación, transferencia de conocimiento, asesoramiento, creación de laboratorios… Incluso algunos centros, como es el caso de AITEX, han llegado a tener delegación en este país.

Nosotros mismos, en REDIT, trabajamos hace unos años en un proyecto de reposicionamiento de los Centros Tecnológicos de Marruecos financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). En el marco de esta iniciativa desarrollamos varias acciones como un benchmarking internacional de buenas prácticas en términos de gestión y organización para, posteriormente, realizar un plan estratégico de posicionamiento de dichos centros marroquíes, integrado en la estrategia nacional de Marruecos.

Propusimos, además, un esquema de gobernanza en el que se integrara la creación de una Red -a imagen y semejanza de REDIT– y elaboramos un plan de desarrollo de los centros y su organización a cinco años vista. Como conclusión del proyecto, se creó la red RECTIM de centros tecnológicos marroquíes.

Toda esta trayectoria nos ha servido para entender muy bien su realidad. Esta última misión también ha servido para que desde REDIT demos un paso más en nuestras relaciones con el país vecino. Nos hemos reunido, por ejemplo, con los ministros de Industria y Comercio y de Educación e Innovación, con la Confederación empresarial marroquí y con los centros tecnológicos de madera y metal. De estos encuentros han salido interesantes propuestas que trabajaremos durante las próximas semanas.

Además, hemos avanzado en las relaciones con industrias punteras de Marruecos como la automovilística, la construcción, las infraestructuras y el turismo. También con las universidades y con organismos que promueven la innovación.

Por último, el formato de la visita ha sido muy interesante ya que los representantes de la administración y los empresarios hemos podido estrechar relaciones entre nosotros y algo muy importante: hemos ofrecido a las instituciones marroquíes una propuesta de valor potente y cohesionada, fiel reflejo de las capacidades y oportunidades de la Comunitat Valenciana.

Desde REDIT seguiremos apostando por la innovación, adaptándonos a las nuevas situaciones y generando conocimiento con el fin de aumentar las oportunidades de nuestras empresas. Y tu empresa ¿está preparada para el cambio?

 

Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on print
Share on email

Publicado por: