office-616005_1920

Innovando en liderazgo – liderazgo Blended

Hay preguntas que han sido míticas a lo largo del tiempo como esa famosa frase de “¿estudias o trabajas?”, pero son preguntas que al fin y al cabo, caen en desuso porque ya no aplican a una sociedad que cambia y evoluciona por minutos.

A nivel empresarial empieza a pasarnos lo mismo… ¿Dónde trabajas? ¿Trabajas en la oficina o en remoto? En los últimos meses, y a lo largo de una pandemia hemos ido desarrollando un modelo de trabajo que se aleja poco a poco del presencialismo, de demostrar que eres el que más horas pasa en la oficina y se aproxima a un trabajo en remoto, a distancia. No obstante, cada modalidad tiene unas ventajas y unos inconvenientes por lo que lo más probable es que como Matthias Beige etiquetó hace unos meses “estamos a las puertas de un nuevo invento: el liderazgo Blended”.

El liderazgo Blended parte de la idea de que cada día nos vamos a encontrar con situaciones en las que tenemos que liderar a nuestro equipo de forma mixta: igual trabajamos un día en remoto porque tenemos un asunto familiar que resolver, o tenemos una persona resfriada que trabajará desde casa, puede ser que nuestro equipo trabaje en distintos países, o incluso que decidamos quedarnos en casa y tener la concentración suficiente para desarrollar un nuevo proyecto.

Aunque de momento no hayamos desarrollado todas las habilidades suficientes, estoy convencida de que en el tiempo empezaremos a ver todas las ventajas que esto nos ofrece en cuanto a nuestra propia productividad y la de nuestros trabajadores (…¡e incluso los beneficios en el clima laboral!).

¿Y qué podemos hacer en este proceso para mejorar la gestión de equipos? Te doy alguna clave que nos acercará a ese liderazgo blended tan potente:

  1. Conoce a cada integrante de tu equipo y crea las circunstancias perfectas para cada uno: hay personas que se autogestionan perfectamente, otras necesitan más cercanía, hay personas que trabajan perfectamente solas y otras parecen necesitar nuestra presencia. Si les conoces individualmente, irás creando la situación óptima para cada uno de ellos.
  1. Establece metas, objetivos y medibles y permite que cada uno te proponga por sí mismo cuál sería el mejor camino para conseguirlos. Esto potencia su proactividad y les hace comprometerse con la forma y tiempos que ellos mismos proponen.
  1. Si la balanza se inclina hacia el liderazgo en remoto, crea circunstancias que les permitan acercarse, verse cara a cara, recuperar la cercanía y el contacto que tan importantes llegan a ser para el ser humano.
  1. Si en cambio la balanza se inclina hacia el liderazgo presencial, crea opciones (por ejemplo, un día de trabajo desde casa) para que también desarrollen la concentración, la individualidad y la disciplina que se necesitan para trabajar a distancia.
  1. Atiende a las circunstancias individuales y preocupaciones de cada uno de ellos, no para obsesionarte y cumplir las expectativas de todos ellos, pero sí para gestionarlas y facilitarles todo lo que esté en tus manos. Te aseguro que tú das “uno” pero la gente cuando está agradecida te devuelve “diez”.
  1. Agradece y reconoce cualquier esfuerzo y resultado que estén dando. Esa es la mejor forma de indicarles el camino correcto ya sea cuando están aprendiendo a trabajar de en remoto como cuando trabajan presencialmente.

Estés en el punto en el que estés, te aconsejo que te unas a ese liderazgo Blended y le saques todo el potencial que te ofrece porque te aseguro que HA LLEGADO.

Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on print
Share on email

Publicado por: