concrete-1845046_1920

Los túneles y el reto de “superar al caracol”

Presupuestos y plazos elevados son características comunes en la construcción de túneles. Años y cientos de millones para conectar dos puntos que se recorren en unas horas a pie. Y, ¿acaso no se ha avanzado en soluciones eficientes? Sin duda la tecnología ha avanzado, y cualquiera que no sea ducho en la materia se asombra al ver trabajar una enorme tuneladora TBM (Tunnel Boring Machine), capaz de perforar enormes diámetros a la vez que ejecuta el sostenimiento instalando dovelas de hormigón.

Entonces, ¿cuál es el problema? la innovación en el sector de la ingeniería civil tiene poca visibilidad. La investigación e innovación cuentan con un reconocimiento mucho mayor cuando hablamos de otros sectores relacionados con otras disciplinas como las TIC’s, biotecnología o medicina, para los que la sociedad acepta más fácilmente inversiones para continuar desarrollando más y mejores soluciones.

La ejecución de túneles plantea numerosas ventajas para el transporte, como un impacto ambiental limitado por su menor ocupación de la superficie. A ello se suma la capacidad de configurar una red tridimensional de transporte que, además de tener un importante potencial para descongestionar el tráfico, está protegida de inclemencias climáticas. Con la vista puesta en lo anterior, la empresa The Boring Company, del gurú tecnológico Elon Musk, pretende desarrollar nuevas tuneladoras capaces de reducir los tiempos y costes de ejecución. Para promover la innovación a nivel global en esta área, nace la competición Not-a-Boring Competition 2021, con su lema Beat the snail (Vence al caracol). Universidades de todo el planeta están invitadas a desarrollar un prototipo completamente automatizado que sea capaz de ejecutar un túnel de 30 metros de longitud y 50 centímetros de diámetro en el menor tiempo posible y de la forma más rápida y precisa. Todo un reto tecnológico.

Un grupo de estudiantes del Máster de Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos aceptó el reto y han formado el equipo Sub Terra UPV. Al grupo inicial de futuros ingenieros de caminos se han sumado alumnos de otras disciplinas de la ingeniería civil, industrial, informática, eléctrica, electrónica, mecánica, diseño industrial, telecomunicaciones, topografía y administración de empresas. Trabajan juntos aplicando sus conocimientos en grupos multidisciplinares, buscando soluciones a problemas reales dentro del entorno universitario y con proyección internacional. Todo ello se desarrolla dentro del programa Generación Espontánea de la Universitat Politècnica de València, y cuenta con el apoyo de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos, de profesores de la Universitat Politècnica de València, y de profesionales y empresas de la Comunitat Valenciana.

El principal objetivo de Sub Terra UPV es, por tanto, desarrollar una solución competitiva, rápida, económica, segura y sostenible, que contribuya al futuro desarrollo de nuevos métodos de ejecución de túneles que sirvan de base para los medios de transporte actuales y del futuro. ¿Conseguirán ser un equipo ganador? Ya lo son en gran medida: el profundo aprendizaje específico adquirido, la capacidad de innovación, y las relaciones y sinergias que están surgiendo por medio de esta experiencia, son activos que les acompañarán en el futuro. Los primeros pasos del equipo parecen muy bien orientados: Sub Terra UPV ya ha superado la primera fase de la competición y sigue trabajando intensamente para “vencer al caracol”.

En la elaboración de este artículo también ha participado Sergio Sala García, miembro de Sub Terra UPV y estudiante del Máster de ICCP. 

 

 

 

Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on print
Share on email

Publicado por: